Tecnología CRISPR para la perfección genética

La tecnología CRISPR es una herramienta molecular utilizada para “editar” o “corregir” el genoma de cualquier célula, y en agricultura su función es crear plantas más productivas y resistentes. Esto es posible gracias a una selección perfecta de genes. También es capaz de crear cultivos de forma más rápida, y hacer que sean más longevos y seguros. Estos factores benefician al medio ambiente a los consumidores y a los productores.

La importancia de la sostenibilidad en la producción de cultivos

Según datos de la ONU, se estima que la población mundial aumentará en 2.000 millones de personas en los próximos 30 años, pasando de los 7.700 millones actuales a los 9.700 millones en 2050.

El uso de esta tecnología de última generación permitirá aumentar la producción y por tanto, satisfacer la creciente demanda por parte del consumidor

Actualmente, los métodos de cultivo utilizados no están preparados para alimentar a un mundo superpoblado. Se trata de que podamos producir más, consumiendo menos recursos y preservando el medio ambiente.

El reto está en aumentar la producción siendo sostenibles. La agricultura sostenible debe garantizar la seguridad alimentaria mundial y al mismo tiempo promover ecosistemas saludables y apoyar la gestión sostenible de la tierra, el agua y los recursos naturales.

 

¿En qué consiste la tecnología CRISPR?

La agricultura está en el punto de mira de los consumidores, quienes cada día demandan producidos de forma sostenible, Gracias a este sistema innovador, que no incluye ADN de ninguna otra especie, son muchas las empresas que han cambiado su forma de ver el futuro de la biotecnología agrícola.

Con el sistema CRISPR podrás disponer de cultivos plantas nutritivas con un crecimiento más rápido y eficiente. Para nosotros lo más importante es ayudar a resolver uno de los mayores desafíos alimentarios del mundo. Por ello utilizamos componentes destacados para la protección de los mismos, basados en proyectos de química activa y tecnología, como, por ejemplo, en hileras de maíz o soja.

 

Beneficios de la tecnología CRISPR

Son muchos los beneficios que obtendremos al incorporar esta tecnología en nuestras semillas y cultivos.

  • Necesitaremos menos recursos, como agua y tierra, para producir frutas y verduras.
  • Aumentaremos el rendimiento, además de frenar su descomposición acelerada.
  • Limitaremos las enfermedades en las distintas variedades gracias a la alta protección.
  • Mejoraremos el sabor de alimentos. Además, podremos crear cereales bajos en gluten, como el trigo.
  • Nuestros cultivos serán mucho más tolerantes a la sequía.

Con la tecnología CRISPR seremos capaces de crear frutas y verduras con más vitaminas y nutrientes. Además, al no incluir ADN de ninguna otra especie, garantizaremos su sabor y características naturales.