El nitrógeno es un componente esencial de la clorofila,  lo que lo convierte en el compuesto clave para el crecimiento saludable de las plantas. Su uso adecuado es fundamental para poder maximizar el rendimiento de los cultivos de forma sostenible.