Plagas en los primeros estadios del girasol

Elena Catalina, Category Marketing Manager Oleaginosas, Iberia

La sanidad del suelo es una pieza fundamental para mejorar la eficiencia y productividad del cultivo.

Una vez que la nascencia ha sido óptima no podemos bajar la guardia. Durante los primeros días de cultivo, el girasol está expuesto a diferentes plagas de suelo que debemos vigilar y controlar. Por ello, vamos a describir cuáles son las principales plagas a las que nos vamos a enfrentar y qué precauciones debemos tener. Dependiendo de las condiciones de siembra será más fácil que aparezcan unas u otras:

  • Si tenemos un tiempo frio y húmedo que está haciendo que la nascencia sea más lenta de lo deseado, podemos ver ataques de gusano de alambre o alfilerillo Agriotes spp. La larva vive en el suelo y ataca semillas y plántulas. Es un gusano alargado, cilíndrico de unos 15-25mm de longitud que se identifica muy bien por su cuerpo muy segmentado y de color amarillento o tostado y brillante, como se puede apreciar en la imagen.

En este contexto, la siembra directa, el alto contenido en materia orgánica o los suelos arenosos pueden favorecer su mayor presencia.

Mientras esperamos a que aparezcan nuevas soluciones integradas en la semilla, y si nuestros suelos son propensos a sufrir el ataque de este insecto, será muy recomendable utilizar un insecticida micro granulado al mismo tiempo que sembramos. En la amplia gama de productos que Corteva pone al servicio del agricultor podemos destacar BELEM® 0,8% MG. Se trata de un insecticida granulado para el suelo que se caracteriza por su gran actividad a muy bajas dosis, efecto de choque y persistencia. Eficaz contra un gran número de insectos del suelo, y puede usarse contra gusanos de alambre, noctúidos de suelo y crisomélidos en cultivos de maíz, sorgo y girasol.

Además, con primaveras lluviosas y siembras directas también podemos encontrarnos con daños por babosas y limacos.

  • ¿Qué pasa cuando por el contrario viene una primavera calurosa y húmeda? En este caso, la plaga que tenemos que vigilar es el gusano gris o rosquilla Agrotis spp, cuyas larvas llegan a medir 4 cm de largo, son de color grisáceo, con cuerpo robusto. Cuando se han alimentado del cultivo su tonalidad se vuelve verde debido a la alimentación. Es una plaga fácil de identificar por sus daños, ya que cuando llegamos al campo aparecen surcos con plantas seguidas cortadas al ras de suelo, probablemente si escarbamos al lado de una de estas plantas podremos encontrar al gusano gris enroscado. Al igual que el gusano de alambre puede causar importantes daños, por lo que se recomienda la vigilancia y tratamiento del cultivo.
  • Por último, quedan nombrar ciertas plagas secundarias que pueden ocasionar daños como pueden ser las hormigas, columbretes, corta tijera. En este sentido, lo más operativo es una buena vigilancia de su explotación que permitirá hacer más eficiente el uso de productos fitosanitarios y tener mejore resultados de control.

Desde Corteva, nuestro servicio agronómico de Pioneer lleva más de 15 años informando al agricultor por medio de alertas cuando se observan plagas de especial interés en las diferentes zonas donde trabajamos. Así, cuando se detecte un riesgo en su zona recibirá un aviso vía WhatsApp o SMS identificando la plaga detectada. De esta manera, usted podrá vigilar sus parcelas y comprobar que sus cultivos están desarrollándose perfectamente sin la menor incidencia.