La cosecha de girasol espera buen precio para la campaña

·      Se prevén siembras igualadas en alto oleico y linoleico

·      En la campaña 19/20 se sembraron 700.000 hectáreas con un rendimiento de 1.200 kilos por hectárea

·      En Andalucía la corta disponibilidad de riegos garantizados hace pensar que la superficie de siembra será mayor que el año pasado

·      El alto oleico fue predominante en 2020, pero el precio obtenido no ha compensado su menor rendimiento

Por Estrella Yáñez

La tensión en los mercados internacionales de girasol, que el año pasado dispusieron de cinco millones de toneladas menos que el anterior, hace esperar para esta campaña un escenario de precios interesantes para los agricultores pues las cotizaciones en cosecha pueden situarse en torno a 450 euros por tonelada de girasol convencional, con alguna ligera prima para alto oleico, eso siempre se mantengan los actuales precios de girasol crudo y harina proteica, según la estimación del responsable de oleaginosas de la consultora internacional, Northstar Brokerage, Pedro Villa. No obstante, la llegada de las principales cosechas mundiales a partir de principios de septiembre aportará una oferta generalizada de semilla y aceite a los mercados internacionales, que puede generar una bajada de los niveles de precios de la semilla de girasol.

COAG Andalucía matiza algo y dice que “la lógica sería que, en un país como España, deficitario en aceite de girasol, el mercado nacional tenga buena respuesta”, aunque precisa que “el precio es imprevisible y desgraciadamente en estos años se importan pipas y aceites de países con menores costes de producción, una cuestión que nos pone en una situación complicada para competir”.

En cuanto a la siembra, Northstar Brokerage prevé una distribución próxima al 50% de superficie con variedades alto oleico y 50% de girasol convencional. Las siembras de girasol durante la pasada campaña 19/20 se situaron en unas 700.000 hectáreas, con un rendimiento medio previsto de 1.200 kilo por hectárea, esto es, una cosecha nacional de 840.000 toneladas.

En Andalucía la superficie de siembra se estima en torno a las 190.000 hectáreas con una superficie de girasol en fincas de secano muy similar al año pasado. Villa advierte que cierto número de hectáreas de algodón y maíz serán finalmente sembradas de girasol pues, aunque no se conocen las dotaciones de riego de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, posiblemente la superficie de girasol en tierras de regadío supere a las de 2020 por la corta disponibilidad de riegos garantizados. 

Previsiones de siembra para el 2021

En una línea similar se pronuncia el técnico de Cultivos Herbáceos de Asaja-Sevilla, Fernando Rodríguez, quien estima de forma preliminar que las siembras de girasol podrían ser similares a las del año pasado. Explica que mientras que, en 2020, el girasol alto oleico fue predominante y supuso el 60% del total, para 2021 se prevé una reducción de este, y que haya siembras similares de alto oleico y de linoleico. Considera que el motivo de este descenso es que el diferencial de precio conseguido por el agricultor para el alto oleico ha sido de tan solo 5 euros por tonelada, restándole atractivo a este tipo de pipa que tiene de manera genérica algo menos de rendimiento y mayor coste.

Las últimas precipitaciones hacen pensar en Asaja-Sevilla en una campaña de siembra aceptable, si bien, en Andalucía el nivel de los embalses está solo al 40% de capacidad, un 8% por debajo del año anterior. Como ya se ha apuntado, dado que el girasol es un cultivo que tiene menos necesidades hídricas que otros alternativos, como el maíz, se podría inclinar la intención de siembra del agricultor hacia esta oleaginosa en zonas regables, una opción que se ve reforzada por la mejora general de los precios de la pipa. En Andalucía, Asaja-Sevilla estima que, por provincias, se espera que el 50% de la superficie se concentre en Sevilla, seguido de Cádiz y Córdoba, que aglutinarían el 90% de todas las siembras de girasol.

Pedro Villa, de Northstar Brokerage, explica que el girasol es un cultivo sencillo que requiere escasas operaciones y tratamientos y que en Andalucía se suele emplear un ligero abonado de fondo de unos 100 kilos por hectárea de urea o abono complejo y recomienda una dosis de siembra entre 75.000 y 80.000 plantas por hectárea. Agrega que, según todos los estudios, son convenientes las siembras tempranas “que aprovechen bien el tempero de los meses de febrero y marzo para una buena germinación e implantación del cultivo”.

Girasol “casi ecológico”

Considera que el girasol andaluz “puede por tanto considerarse casi “ecológico” por el escaso nivel de afectación de enfermedades y tratamientos que requiere”. El responsable de oleaginosas de Northstar Brokerage asegura que la industria espera con ilusión la próxima cosecha de girasol, ya que, por fechas de siembra y recolección, se convierte en una de las primeras cosechas disponibles del hemisferio norte. “Hay –dice- una saludable expectación sobre la llegada del girasol a los almacenes desde finales de julio próximo y durante el mes de agosto, casi 45 días antes de cualquier otra cosecha de girasol europea”.

El girasol, una cosecha a nivel mundial

La cosecha mundial de girasol en la pasada campaña alcanzó unos 50 millones de toneladas, esto es, un 10% inferior a la cosecha anterior con 55 millones. Las razones de esta menor producción, recuerda Northstar Brokerage, fueron unas condiciones muy severas de sequía y altas temperaturas en las principales zonas productoras de girasol, especialmente en los países ribereños del Mar Negro: Bulgaria, Rumanía, Moldavia, Ucrania y Rusia.

El girasol viene arrastrando un desequilibrio entre oferta y demanda internacional que ha originado tensión en la disponibilidad de semilla para molturar y por tanto, ha provocado cierta tensión en los precios de aceite de girasol crudo, por ello los precios de semilla y aceite de girasol se han distanciado en este inicio de 2021 de otras semillas oleaginosas y aceites vegetales.

Ahora, Pedro Villa estima que la llegada de la nueva cosecha traerá mejores condiciones de oferta y disponibilidad de producto y afirma que las cotizaciones de aceite de girasol crudo para los meses de noviembre y diciembre 2021 son similares en Europa a los de aceites de soja y colza para el mismo periodo.

En cuanto a los cierres del canal HORECA, COAG Andalucía, advierte que el consumo, al igual que los mercados, ha estado bastante parado, pero observa que en estos meses ha repuntado en precios debido a la recuperación post pandemia “y todos deseamos que esta nueva tónica se materialice en realidad y se mantenga la tendencia”.