Día Mundial de la Agricultura

9 de septiembre

El sector agrario es un sector estratégico en España y cuyo impacto económico es clave para el desarrollo de nuestro país. Sin embargo, es necesario garantizar el futuro del campo y el relevo generacional en el sector para frenar el despoblamiento de las áreas rurales

España es un país históricamente agrícola con el 33% del territorio dedicado a tierras de cultivo, lo que nos sitúa como el segundo país europeo en términos de superficie. Asimismo, en lo relativo a agricultura ecológica, nuestro país está a la cabeza del ranking europeo y el cuarto puesto mundial, con más de 2 millones de hectáreas dedicadas a este tipo de cultivo, según datos de la Fundación Ingenio. Y sin olvidar el carácter innovador de nuestras extensiones, ya que más del 60% de las empresas agroalimentarias españolas realiza actividades de I+D+i de forma constante, siendo una de las aplicaciones tecnológicas más extendidas el riego por goteo donde somos referentes mundiales junto a Israel.

Datos que ponen de manifiesto que el sector agrario en España es un sector estratégico por su repercusión económica, social y medioambiental. A esto hay que unir la gran diversidad y calidad de nuestras producciones agrícolas, así como el grado de especialización y tecnificación de nuestras explotaciones. Y es que nuestro campo se enfrenta a un gran reto: alimentar a una población en crecimiento, y aquí la digitalización es clave para abastecer al planeta y hacer una agricultura más sostenible y rentable tanto para el consumidor como para agricultor.

La despoblación, una asignatura pendiente

Sin embargo, en este día tan importante para todos, no podemos dejar de lado un problema que cada día preocupa más al sector y afecta al medio rural. Y es que, según el Consejo Económico y Social de España, el 95% de los pueblos tiene menos de 5.000 habitantes y el 60% están en riesgo de extinción debido a que tienen una población inferior a 1.000 habitantes. El abandono del sector primario es una realidad en España que no sólo afecta al propio despoblamiento y abandono de explotaciones, sino que envejece las áreas rurales hasta que muchas de ellas desaparecen.

La reducción de servicios básicos, la falta de oportunidades laborales o las malas comunicaciones, son algunas de las razones que empujan al abandono hacia las ciudades. Conscientes de la problemática, a principios de año, en Corteva unimos nuestras fuerzas con Alianza por una Agricultura Sostenible (ALAS) para poner en marcha el Programa Puebla. Una iniciativa de financiación y difusión que pretende premiar aquellos proyectos agrícolas de jóvenes españoles que fomenten el futuro del campo y el relevo generacional en el sector. En las próximas semanas conoceremos por fin el nombre de nuestros 6 ganadores, ¡no te lo pierdas!

#ProgramaPUEBLA: