Micotoxinas: adversario invisible del grano

Las micotoxinas afectan principalmente al cereal, tanto en el consumo humano como en la alimentación animal. La clave para mantener a estas sustancias tóxicas a raya está en la prevención y en el escrupuloso control relativo al almacenamiento y la distribución. El cuidado del suelo es fundamental para evitar que proliferen las micotoxinas en el cultivo.

Agricultores, ganaderos, fabricantes de piensos y reguladores tienen en la proliferación de las micotoxinas un perpetuo quebradero de cabeza. Y es que las micotoxinas son sustancias tóxicas producidas por unas pocas especies de hongos, mohos y levaduras que se desarrollan en condiciones de humedad y temperatura específicos. Estas micotoxinas pueden desarrollarse en cultivos como el cacahuete, algodón, maíz, colza, triticale, avena, trigo o soja.

El principal escollo que encuentran en su erradicación es la invisibilidad: al ojo humano estas sustancias son imperceptibles, en su mayoría son microscópicas. Solo los rigurosos controles permiten su detección, como (por ejemplo) con el uso de luz ultravioleta y análisis químicos. Además, estas sustancias no se pueden eliminar directamente del grano contaminado y la legislación limita su presencia a niveles muy bajos. Y, para más inri: su crecimiento es exponencial. En pocas semanas las micotoxinas se extienden y proliferan, por lo que en cuestión de días puede ser demasiado tarde fumigar y controlar su crecimiento. En muchos casos, aunque destruyamos el hongo causante, la sustancia tóxica queda en el grano. Desecharlo es la única opción, por tanto, con la consecuente pérdida económica para el productor.

Los principales hongos causantes de micotoxinas en la agricultura son: Aspergillus, Fusarium, Penicillum y ergot. Está, por tanto, identificado el enemigo que hay que combatir. La clave es cómo conseguirlo. Y en la prevención está la principal solución.

Riguroso control en la cadena alimentaria

Desde la AECEC (Asociación Española de Comercio Exterior de Cereales, una asociación sin ánimo de lucro formada por empresas dedicadas a la importación y exportación de cereales y productos análogos) tienen claro que el control de las materias primas es fundamental para la seguridad alimentaria.

En el caso de las micotoxinas es clave un doble control, ya que estas sustancias son tóxicas en mínimas cantidades para el consumo humano y animal. En Europa, los niveles de micotoxinas permitidas son fijados por una serie de  directivas de la Comisión Europea

en materia de piensos y alimentos por la normativa sobre salud y bienestar de personas y animales.

Y no solo eso, los niveles de micotoxinas permitidos se revisan frecuentemente. En la actualidad son de 20 ppb (partes por billón) en el caso de las aflatoxinas o 10 ppb en el caso específico de las aflatoxinas B1 (las más comunes). Todo con el fin de controlar estas sustancias tóxicas. Por ello, la presencia de niveles más altos a los permitidos legalmente supone la destrucción total de la producción por las autoridades sanitarias.

Daniel Martínez, presidente de la AECEC, además recalca que la clave para estar tranquilos es tener un doble control: Realizamos controles a la carga en mercancías importadas que se suman a los controles sanitarios que ya realizan las autoridades a través de los puestos de inspección fronterizos (PIFs). Es decir, que además de los controles que exige la Unión Europea, en España se suma este doble sistema que garantiza que está libre de tóxicos tanto lo que consumimos, como lo que damos de comer a los animales.

¿Cómo podemos evitar la aparición de micotoxinas?

La mayor parte de las acciones dirigidas al control de las micotoxinas están orientadas en torno a la sanidad vegetal. El cuidado del suelo hará que se reduzca el stress del cultivo, evitando que el hongo encuentre más oportunidades para crecer. Por otro lado, es crucial monitorizar el cultivo, para que ante la menor sospecha se pueda actuar con celeridad. Además, el productor agrícola y el gestor de almacenaje debe evitar su aparición activamente, de forma que se evite la contaminación por micotoxinas.

Por tanto, velar por las buenas prácticas agrícolas es crítico y se debe hacer en todas las etapas de la producción:

1 Semilla certificada (siembra)

Es bueno conocer el origen de lo que se va a sembrar, garantía de lo que vamos a obtener. Las nuevas variedades genéticas en muchos casos vienen pretratadas con fúngicos y vigorizantes, para hacer frente a posibles hongos. Pero no solo eso, las buenas prácticas en sanidad vegetal indican que para un correcto plan de cultivo es importante vigilar la distancia y la aireación de la simiente, que evita también el crecimiento de hongos.

2 Preparación y conservación del suelo (mínimo laboreo):

El agricultor tiene en su mano el preparar el terreno para evitar que proliferen los hongos causantes de micotoxinas. La tendencia actual de la agricultura hacia el mínimo laboreo hace que sea necesario recurrir a análisis de suelo para conocer su composición (tanto por el contenido de nutrientes como por el pH de este). El control de rastrojos (las famosas malas hierbas) son cruciales y no solo para optimizar los recursos que el cultivo necesita.

3 Buenas prácticas de abonado y fertilización (control de temperatura y humedad)

Es fundamental, sobre todo en el caso de la agricultura ecológica, que la aportación de materia orgánica al suelo se realice con prácticas que aseguren la incorporación descomposición del material vegetal antes de la siembra. Pero no solo eso: excederse en la fertilización y en el riego puede provocar un excesivo desarrollo vegetativo que provoque el encamado del cultivo, se debe evitar el estrés hídrico durante el durante todas las etapas de desarrollo de las plantas.

4 Tratamientos preventivos (sanidad vegetal)

Si bien la selección de semilla certificada minimiza los riesgos, junto con las demás prácticas agrícolas, en caso de tener que aplicar fungicidas es fundamental elegir el momento adecuado. Para ello, una vez más, es fundamental incidir en la monitorización: cuanto antes, mejor. En caso de detectar zonas con riesgo, es fundamental separar la producción y tratar con antifúngicos para eliminar la plaga de hongos y así evitar el aumento de micotoxinas.

5 Cosecha y almacenamiento

Cuidar la recolección es fundamental para evitar la aparición de micotoxinas, por ello, es necesario que tengan la mínima humedad posible, por los sistemas de ventilación pueden evitar la aparición de hongos. Es decir: hay que vigilar que esté siempre almacenado en condiciones de aireación y de humedad controlada (a ser posible, protegido de los cambios bruscos de temperatura y de la luz solar).

A partir de estos pequeños consejos, la protección de la cosecha es la principal base para que las micotoxinas no supongan un problema de producción, dado que existen ya numerosas herramientas que están en la mano del agricultor para su control.

 

 

 

 


Plagas en los primeros estadios del girasol

Elena Catalina, Category Marketing Manager Oleaginosas, Iberia

La sanidad del suelo es una pieza fundamental para mejorar la eficiencia y productividad del cultivo.

Una vez que la nascencia ha sido óptima no podemos bajar la guardia. Durante los primeros días de cultivo, el girasol está expuesto a diferentes plagas de suelo que debemos vigilar y controlar. Por ello, vamos a describir cuáles son las principales plagas a las que nos vamos a enfrentar y qué precauciones debemos tener. Dependiendo de las condiciones de siembra será más fácil que aparezcan unas u otras:

  • Si tenemos un tiempo frio y húmedo que está haciendo que la nascencia sea más lenta de lo deseado, podemos ver ataques de gusano de alambre o alfilerillo Agriotes spp. La larva vive en el suelo y ataca semillas y plántulas. Es un gusano alargado, cilíndrico de unos 15-25mm de longitud que se identifica muy bien por su cuerpo muy segmentado y de color amarillento o tostado y brillante, como se puede apreciar en la imagen.

En este contexto, la siembra directa, el alto contenido en materia orgánica o los suelos arenosos pueden favorecer su mayor presencia.

Mientras esperamos a que aparezcan nuevas soluciones integradas en la semilla, y si nuestros suelos son propensos a sufrir el ataque de este insecto, será muy recomendable utilizar un insecticida micro granulado al mismo tiempo que sembramos. En la amplia gama de productos que Corteva pone al servicio del agricultor podemos destacar BELEM® 0,8% MG. Se trata de un insecticida granulado para el suelo que se caracteriza por su gran actividad a muy bajas dosis, efecto de choque y persistencia. Eficaz contra un gran número de insectos del suelo, y puede usarse contra gusanos de alambre, noctúidos de suelo y crisomélidos en cultivos de maíz, sorgo y girasol.

Además, con primaveras lluviosas y siembras directas también podemos encontrarnos con daños por babosas y limacos.

  • ¿Qué pasa cuando por el contrario viene una primavera calurosa y húmeda? En este caso, la plaga que tenemos que vigilar es el gusano gris o rosquilla Agrotis spp, cuyas larvas llegan a medir 4 cm de largo, son de color grisáceo, con cuerpo robusto. Cuando se han alimentado del cultivo su tonalidad se vuelve verde debido a la alimentación. Es una plaga fácil de identificar por sus daños, ya que cuando llegamos al campo aparecen surcos con plantas seguidas cortadas al ras de suelo, probablemente si escarbamos al lado de una de estas plantas podremos encontrar al gusano gris enroscado. Al igual que el gusano de alambre puede causar importantes daños, por lo que se recomienda la vigilancia y tratamiento del cultivo.
  • Por último, quedan nombrar ciertas plagas secundarias que pueden ocasionar daños como pueden ser las hormigas, columbretes, corta tijera. En este sentido, lo más operativo es una buena vigilancia de su explotación que permitirá hacer más eficiente el uso de productos fitosanitarios y tener mejore resultados de control.

Desde Corteva, nuestro servicio agronómico de Pioneer lleva más de 15 años informando al agricultor por medio de alertas cuando se observan plagas de especial interés en las diferentes zonas donde trabajamos. Así, cuando se detecte un riesgo en su zona recibirá un aviso vía WhatsApp o SMS identificando la plaga detectada. De esta manera, usted podrá vigilar sus parcelas y comprobar que sus cultivos están desarrollándose perfectamente sin la menor incidencia.


El maíz cotiza al alza

Durante el otoño de 2016, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) reclamaba soluciones urgentes para el cultivo del maíz y dos años más tarde aconsejaba el almacenamiento del cereal debido a la especulación. Hace menos de un año, Asaja y Cooperativas Agroalimentarias denunciaban prácticas especulativas y lamentaban el incremento de los costes de producción, especialmente acentuados en algunas zonas en las que las plagas y los daños producidos por la fauna salvaje ponían en riesgo las explotaciones. Y es que el precio ha sido siempre motivo de desencuentro en un sector que ha luchado por rentabilizar un cultivo en el que tradicionalmente ha resultado complicado cubrir los costes de producción.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación asegura que los rendimientos de las explotaciones típicas españolas de producción de maíz grano en regadío son generalmente altos, pero también reconoce que el modelo de cultivo en este país se caracteriza por un coste de producción elevado. La Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios sostiene que los altos costes de producción tienen su explicación también en el elevado precio de la tierra –la hectárea- y la carestía del regadío.

Hace tan solo dos años el maíz se regaba fundamentalmente por el sistema de gravedad -135.035 hectáreas que representaban el 39,64 por ciento del total-, pero el sistema por aspersión se ha ido implantando de forma progresiva en las explotaciones y ya está a la par con el sistema mayoritario. En el período comprendido entre 2009 y 2018 casi 37.000 hectáreas de maíz que recibían el agua por el sistema tradicional comenzaron a regarse por aspersión.

La última encuesta sobre superficies y rendimiento de cultivos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación revela que la superficie cultivada de maíz en España es de, aproximadamente, 356.000 hectáreas. Castilla y León, Aragón y Extremadura son las tres comunidades autónomas que concentran la mayor producción de un cultivo que, en la presente campaña, cotiza al alza. En Castilla y León se han sembrado en la última campaña 115.925 hectáreas, un 5 por ciento más que en la anterior y un 13 por ciento por encima de la superficie cultivada en los últimos cinco últimos años. En Aragón la producción de maíz ronda el millón de toneladas y en Extremadura es el cultivo más importante del regadío con unas 50.000 hectáreas.

El presidente de la Asociación General de Productores de Maíz de España, José Luis Romeo, asegura que la campaña actual se presenta con unos precios muy elevados, aunque cuando llegue la cosecha tenderán a bajar. Actualmente hay un problema de escasez de cereales y los stocks mundiales son inferiores a los que se calculó inicialmente, una circunstancia que ha asustado a las compañías compradoras. Y como suele suceder con frecuencia, en esta ocasión también hay que mirar a China.

En los últimos meses el gigante asiático ha incrementado sus volúmenes de compra de cereal para el sustento de su cabaña de porcino -200 millones de cabezas-. La peste porcina frenó las expectativas de crecimiento del sector en este país, que se vio obligado a sacrificar la mitad de su cabaña, pero una vez superada la crisis y retomada la normalidad, la demanda de cereales ha vuelto a crecer. Si a ello unimos que las cosechas en Ucrania, Rusia y Brasil han sido bajas, la respuesta se ha traducido en una subida generalizada del precio del cereal y, por extensión, del maíz.

Romeo sostiene que la toma de decisiones por parte de los cultivadores se produce con mucha antelación y aunque los precios comenzaron a subir en noviembre, los niveles más altos se han registrado después, entre enero y febrero, cuando muchos ya habían optado por no sembrar debido a su dudosa rentabilidad.

Los datos de la Subdirección General de Cultivos Herbáceos e Industriales y Aceite de Oliva del Ministerio de Agricultura correspondientes al mes de abril de 2021 reflejan una cotización de 244 euros por tonelada de maíz en Lérida, de 245 en León y de hasta 249 en Badajoz. Estos tres mercados de referencia revelan una subida media del precio del maíz del 140 por ciento con respecto a su cotización al inicio de la campaña y de un 132 por ciento si se compara con el precio del año anterior.

Durante los últimos años la superficie de maíz se ha ido reduciendo de forma progresiva porque es un cultivo que soporta unos elevados costes de producción, que requiere fuertes inversiones y se caracteriza por los elevados costes de producción y que requiere fuertes inversiones. Pero no todas las zonas de cultivo son iguales y existen grandes diferencias entre ellas. Así, en el sur de España los cultivadores inician antes la cosecha y ahorran costes en el secado beneficiándose de las altas temperaturas, mientras que en el norte, a la hora de planificar la cosecha, el agricultor mete en el capítulo de gastos el coste adicional que conlleva el paso del maíz por el secadero.

Además, en el sur de España, al contrario de lo que sucede en la mitad norte, los agricultores disponen de ciclos más largos porque siembran antes y la planta se desarrolla durante un período de tiempo mayor, lo que repercute en una producción más elevada. De este modo, sembrando en abril se pueden obtener hasta 18.000 kilos por hectárea, mientras que retrasando el inicio de la cosecha a junio la producción se reduce hasta los 10.000 ó 12.000 kilos por hectárea.

En la comunidad de Aragón es habitual que la siembra se realice durante el mes de abril, con el consiguiente riesgo de frío y heladas. Pero se puede iniciar la siembra del 15 de abril al 30 de junio, y a medida que avanza el tiempo se pueden utilizar ciclos más cortos y recoger la cosecha en octubre o noviembre. En la mitad sur los cultivadores pueden sembrar en el mes de marzo porque en esa época ya no hay heladas, lo que permite a muchos aprovechar las cálidas temperaturas para cosechar en agosto.

Pese a las buenas expectativas de la campaña, la situación de incertidumbre actual y el resultado histórico obtenido en las explotaciones serán factores determinantes para el futuro de un cultivo sometido a frecuentes altibajos que lucha por mantener el equilibrio entre los costes de producción y los ingresos generados por la venta del maíz.


P0937: Genética para dar un salto en rentabilidad

Francesc Tribó, Category Marketing Manager – Corn Seeds de Corteva Agriscience Iberia

La rentabilidad en el cultivo del maíz, como en todos los cultivos, viene condicionada por varios factores sobre los cuales el agricultor tiene escaso o nulo control. Las condiciones meteorológicas de cada año determinan los altibajos anuales en producción, y por otro lado, las variaciones en el precio de venta del grano están totalmente condicionadas por los mercados internacionales de materias primas. En consecuencia, el agricultor debería centrarse en los factores controlables como son la optimización de los gastos y la maximización de la producción por hectárea.

Sigue leyendo el artículo completo AQUÍ 


La importancia vital de luchar contra las termitas para conservar nuestro patrimonio

Marcelo Chabrillón, Product Manager de SentriTech

Con motivo del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, efeméride impulsada por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), y la aprobación de la UNESCO, Marcelo Chambrillon, Product Manager de SentriTech nos habla de los enemigos más grandes a la vez que pequeños de nuestro patrimonio: las termitas.

Por su antigüedad y por su historia, España es uno de los países más ricos en patrimonio cultural y arquitectónico. Cada población, por pequeña que sea, tiene un edificio emblemático, una iglesia, un castillo, una muralla romana o un vestigio celtibérico. La principal dificultad de la conservación de este patrimonio reside en sus elevados costes, y en la mayoría de los casos las restauraciones se quedan en la superficie: aquellas actuaciones más urgentes o más estéticas, como fachadas, cubiertas y humedades, y las consideradas más importantes, que afectan a la estructuras.

En esas revisiones de mantenimiento de un edificio muy pocas veces se repara en un enemigo diminuto, silencioso  y apenas perceptible, que puede hacerse visible cuando ya es demasiado tarde. Las termitas constituyen una de las principales amenazas en la conservación de nuestro patrimonio, ya que sus efectos pueden ser devastadores y pueden comerse literalmente un edificio histórico y todo su patrimonio, desde las vigas de madera que los sustentan hasta los incunables de una biblioteca o las valiosas policromías de un retablo.

Aunque son unos xilófagos realmente pequeños, con una longitud inferior a 9 mm, el poder destructor de estos insectos es inversamente proporcional a su tamaño, ya que su velocidad al reproducirse y al comer es asombrosa. Capaces de sobrevivir a varios metros de profundidad, se organizan en colonias de hasta tres millones de individuos.

Si tenemos en cuenta que en España, más del 90% de los edificios construidos antes del año 1920 poseen estructuras de madera, el banquete para las termitas está servido.

Ante esta amenaza permanente de nuestros cascos históricos y edificios patrimoniales, resulta imprescindible la atención permanente a los puntos de riesgo, y sobre todo, utilizar sistemas profesionales de prevención y erradicación de colonias de termitas, como el sistema Sentritech.

Presente en España hace más de dos décadas, el sistema SentriTech  de Corteva ha demostrado con creces ser la solución más efectiva frente a otros métodos y productos: los remedios caseros son totalmente ineficaces y desaconsejables, y los productos líquidos tienen una eficacia limitada; por eso es sistema de cebos es el más recomendado y utilizado en edificios tan emblemáticos como la Catedral de Santiago de Compostela o la Abadía de Montserrat. Más de 300 edificios históricos cuentan con el sistema SentriTech en su permanente lucha contra las termitas.

Interior de la Catedral de Santiago de Compostela (Santiago de Compostela, Galicia)
Abadía de Montserrat - https://www.instagram.com/p/CJ0RazCBJla/

Instituciones y empresas dedicadas a la conservación del patrimonio, como Tragsatec, utilizan el Sistema SentriTech en sus actuaciones. Asimismo, SentriTech realiza una constante labor de formación y asesoramiento mediante seminarios y conferencias tanto a las empresas instaladoras como a arquitectos, constructores, restauradores y profesionales que trabajan con el sector de la madera.

Desde la dedicación contínua de sus profesionales y la eficacia probada del sistema Siempre Activo, SentriTech y Corteva se unen a la celebración del Día Internacional de los Monumentos y Sitios, ya que nos sentimos orgullosos e ilusionados por ser parte activa de la conservación y protección de ese gran tesoro que es nuestro patrimonio.


Regadíos en España: mucho trabajo por delante y un futuro prometedor

La gestión y aprovechamiento del agua es uno de los retos más complejos a los que se enfrenta cualquier país. Mucho más cuando en ese país, el agua es un bien escaso. Decía Jaime Lamo de Espinosa, exministro de Agricultura e ingeniero agrónomo, que el problema del agua es poliédrico y varía en función de la cara desde la que se observa: ambiental, productiva, funcional, energética, estructural, social, territorial o económica. Todas estas caras conviven en un frágil equilibrio que requiere revisión y desarrollo continuos para evitar que el sistema hídrico se desconfigure. ¿Cómo es nuestro actual equilibrio? ¿Qué tenemos que mejorar? ¿De qué herramientas disponemos?

Para contestar a estas preguntas dirigimos nuestra mirada al sureste español: un territorio castigado secularmente por la escasez de lluvias y regado por unas cuencas raquíticas, cuyos usuarios han tenido que aprender a aprovechar sus recursos al máximo. Y hacia un colectivo profesional: los ingenieros agrónomos que trabajan en ese territorio. Ellos han aprendido a exprimir hasta la última gota de agua para satisfacer las necesidades alimentarias de la población.

Un debate exclusivamente técnico

“Mantener el equilibrio implica ajustar la dotación y la calidad a cada una de las funciones que el agua aporta a nuestra sociedad”, estima Andrés Martínez Bastida, decano del Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Región de Murcia, quien apuesta por sacar del debate cualquier aspecto emocional: “Debemos abordar un debate exclusivamente técnico que nos alejará de las pasiones. El objetivo ha de ser conseguir que los balances de masa, energía y económicos de todo nuestro sistema hídrico sean favorables”.

“En agricultura, el uso del agua tiene dos vertientes: la primera y principal, producir alimentos. No se hace por afición, sino para cubrir las necesidades de una población creciente”, arranca José Carbonell, secretario técnico del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Levante (COIAL). “La segunda está relacionada con el medio ambiente: se mantiene una fábrica verde que capta y fija CO2, se conserva la fertilidad del suelo, se crean hábitats para seres vivos… Todo eso ha acabado conformando un ecosistema de gran valor. Dejamos de ser cazadores recolectores en la prehistoria, y ello ha generado la actual configuración de nuestro entorno”.

“Una evidente mejora en la eficiencia”

José Manuel Carrillo, ingeniero agrónomo alicantino, ha desarrollado infinidad de proyectos de regadío en la comarca de la Vega Baja: “Primero fue el riego por gravedad, luego llegaron las norias y la mecanización del bombeo; hoy en día existen sistemas muy avanzados que pueden llevar el agua a cualquier punto, tenemos la posibilidad de trabajar con cultivos hidropónicos… La tecnología ha permitido abrir muchas opciones”.

Entre los avances que ha vivido el mundo del riego, Carrillo destaca “una evidente mejora en la eficiencia. Se han sustituido muchas conducciones a cielo abierto por tuberías, y eso ha contribuido a reducir pérdidas. Antes, para que llegara un litro de agua a la planta tenías que enviar dos. Ahora, 1,1. Un riego moderno ofrece una eficiencia de entre el 80 y 90 por ciento, cuando antes oscilaba entre el 50 y el 60”.

La tecnología también ha permitido un mayor control sobre el estado del cultivo. “Podemos monitorizar los recursos que llegan a la planta y saber si está sufriendo estrés hídrico. Los sensores nos permiten saber si se desarrolla de forma óptima. Eso antes lo decidía el ojo del agricultor, y ahora es un parámetro el que te dice cuándo has de regar”, explica Carrillo.

Los planes de reestructuración de la UE, una gran oportunidad

No obstante, queda mucho trabajo por hacer para acabar de modernizar los regadíos españoles. “Los planes de reestructuración anunciados por la UE a raíz de la pandemia son una ocasión fundamental para empezar un vertiginoso cambio en nuestros regadíos”, estima José Manuel Delgado de Molina, ingeniero agrónomo y asesor a la dirección del Área de Proyectos de Ingeniería Hidráulica y Ambiental de INDEFA Ingenieros SL.

Según explica Delgado de Molina, las comunidades con déficit hídrico, como la valenciana, “tienen mucho trabajo desarrollado en eficiencias en cuanto a métodos de aplicación, pero sin priorizar los temas de ahorro mediante regulación y optimización de grandes volúmenes”. Y asegura que la crisis de 2008 ha propiciado un cambio en la estrategia hídrica. “Durante el parón provocado por la crisis entre 2008 y 2014, los usuarios y técnicos hemos tenido tiempo para pensar y nos hemos dado cuenta de que efectivamente, racionalizar consumos está muy bien, pero optimizar la gestión hídrica añade mejoría”.

Las autopistas del agua

Este ingeniero introduce un concepto importante: las autopistas –o carreteras, como otros prefieren llamarlas– del agua. “La Administración ha de ser promotora de estas instalaciones, que pueden aglutinar a varias comunidades, para “abrir el melón” de la estacionalidad. Los regantes son consumidores muy estacionales, pero las EDAR funcionan todo el año. Necesitamos volúmenes de regulación que nos permitan modular en cantidad y calidad las aguas que se producen en invierno para utilizar en verano. Para conseguir eso hay que construir balsas y embalses de regulación, que ayudan a resolver las necesidades de abastecimiento. Pero no se trata solo de construir embalses o láminas de agua, sino de utilizar cauces que vayan acumulando recursos, o de agua que se filtra y recarga acuíferos”.

La generación de electricidad para mover grandes masas de agua es otro de los campos en los que el margen de mejoras es enorme. “El agua consume kilowatios y el desarrollo que está experimentando la fotovoltaica es una oportunidad. Hay muchos instaladores, algo que para el consumidor está muy bien por las ventajas que ofrece un mercado con muchos competidores. Para los regantes es un aspecto fundamental a tener en cuenta: disponen de superficie para instalar plantas, son grandes consumidores de energía y de nuevo, la necesitan de manera estacional. Por tanto, el autoconsumo eléctrico para entregar o compensar en la red podría convertirse en un recurso económico, favorecería la modernización y los regantes podrían disponer de ingresos complementarios”, concluye Delgado de Molina.

El problema del agua es alimentario

Con todos estos elementos, preguntamos a José Manuel Carrillo la receta para sacar lustre a todas las caras del poliedro de los regadíos españoles: “Mejorar las conexiones a depuradoras, fomentar el desarrollo tecnológico, seguir sustituyendo conducciones, mejorar la eficiencia energética mediante plantas fotovoltaicas, mantener los trasvases es fundamental –el Tajo Segura para nosotros es innegociable, porque ahora mismo no hay recurso alternativo–, incrementar el uso de aguas regeneradas y mejorar la eficiencia de las desaladoras para que sus costes estén al alcance de los agricultores”.

Para acabar, reflejamos la visión general sobre los regadíos que nos aporta José Carbonell, y que va más allá de la distribución y el uso del agua: que nos aporta José Carbonell, y que va más allá de la distribución y el uso del agua: “No podemos permitir que los alimentos que producimos no lleguen a ser consumidos. Y es ahí donde la ingeniería agronómica asume su mayor protagonismo como elemento trasversal e integrador de todo el sistema alimentario. Podríamos tener sistemas de riego sin pérdida alguna, podríamos optimizar el uso del agua, pero si esa producción se pierde por una plaga o una enfermedad, el esfuerzo y los recursos hídricos invertidos se malbaratarán. Si no somos capaces de ver el problema del agua como un problema de alimentación perderemos la perspectiva. Y eso es una cuestión que ahora mismo no podemos dejar de recordar”.


Tecnología clave en el manejo de resistencias del cultivo del arroz

Marta Benito Elices, Responsable de Investigación y Desarrollo de proyectos de herbicidas de arroz en Corteva Agriscience

En el cultivo del arroz en España han sido confirmados casos de resistencia en varias especies de malas hierbas. La complejidad técnica del propio cultivo, así como la complicación que supone que cada zona arrocera presente unas características diferenciales en función de tipo de climatología, suelo, disponibilidad de agua, manejo, etc., implican una dificultad adicional a la hora de diseñar estrategias de actuación para la prevención/control de dichas resistencias.

La falta de herbicidas y, sobre todo, su concentración especialmente en dos modos de acción (inhibidores de la ALS e inhibidores de la ACCasa) ha influido significativamente en el agravamiento del problema, provocando que aumente cada vez más la presencia de poblaciones de malas hierbas resistentes a estos dos grupos de herbicidas.

En este contexto, fruto de la reciente investigación, Corteva Agriscience, ha desarrollado Loyant®, nuevo herbicida con modo de acción diferenciado, formulado a base de RinskorTM active (florpyrauxifen-benzyl), una nueva molécula revolucionaria para el control eficaz de un amplio espectro de malas hierbas en el cultivo de arroz, incluyendo el control de especies resistentes a otros modos de acción. Se trata de una nueva familia química, los arylpicolinatos, englobados dentro del grupo de las auxinas sintéticas. Los arylpicolinatos interrumpen la regulación del crecimiento de las plantas, adhiriéndose a receptores auxínicos específicos diferenciándose del resto de auxinas sintéticas tanto por su actividad herbicida como por su espectro de acción único.

Entre sus principales características destacan su robusta eficacia independientemente de las condiciones climáticas, baja dosis de uso, selectividad para el cultivo del arroz y mostrar perfil ecotoxicológico favorable. Cuando se aplica en post-emergencia, RinskorTM active es eficaz en el control de un amplio espectro de malas hierbas de hoja ancha, además de algunas ciperáceas y gramíneas, incluidas aquellas resistentes a otros modos de acción como son los inhibidores de la enzima ALS y de la enzima ACCasa.

Dos de las malas hierbas consideradas más importantes en el cultivo del arroz por el impacto que pueden suponer en la reducción de rendimiento, son Echinochloa spp. y Cyperus difformis. Se han confirmado ya numerosos casos de resistencias a herbicidas inhibidores de la ALS en ambas especies y además a ACCasa en el caso de Echinochloa spp.

Corteva Agriscience ha colaborado estrechamente con CICYTEX (Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura) en la realización de varios ensayos de eficacia en poblaciones resistentes de Echinochloa spp. y Cyperus difformis en los que Loyant® se muestra como una excelente herramienta en el manejo de resistencias.

Eficacia de Loyant® en el control de poblaciones de Echinochloa spp. resistentes en arroz.

Tal y como se muestra en los resultados de los ensayos llevados a cabo por CICYTEX (figura 1), Loyant® demuestra tener una eficacia significativamente mayor que la referencia ALS en poblaciones de Echinochloa spp. resistente a ALS procedentes de distintas zonas arroceras.

Figura 1. Eficacia de Loyant® (RinskorTM active) en comparación con la referencia "ALS".

 

Eficacia de Loyant® en el control de poblaciones de Cyperus difformis resistentes en arroz.

Así mismo, en Cyperus difformis, Loyant® resulta ser muy efectivo tanto en poblaciones sensibles como resistentes (figura 2).

 

Figura 2. Comparativa de controles obtenidos de distintos herbicidas en Cyperus difformis sensible y resistente a ALS. Momento de aplicación de 2 a 6 hojas del Cyperus Difformis.

Loyant®, por tanto, se posiciona como una herramienta novedosa y necesaria para el manejo integrado de poblaciones de malas hierbas resistentes de arroz tan importantes como Echinochloa spp. y Cyperus difformis resistentes a herbicidas inhibidores de la ALS, facilitando a técnicos y agricultores establecer estrategias de gestión sostenibles y eficaces que ayuden a prevenir y retrasar su aparición y desarrollo.

Por este motivo decimos que Loyant® no solo es un herbicida eficaz de amplio espectro, sino también la llave a un mundo de posibilidades en estrategias de control de malas hierbas en el cultivo de arroz, permitiendo la máxima calidad y rendimiento de tu cosecha.

Puedes leer el artículo completo de Phytoma en este enlace.


Innovación en el cultivo de la vid: La solución antimildiu que lo cambia todo

 

Rafael Pérez, Category Marketing Manager Fungicidas Corteva Iberia

El cultivo de la vid es muy relevante en España siendo el país con más superficie cultivada de esta planta vitácea, con cerca de 1 millón de hectáreas, y uno de los principales productores de vino (por encima de 40 millones de hectolitros al año) sin olvidar que lideramos el ranking de exportaciones a nivel mundial (50% de su producción). Además, en nuestro territorio contamos con casi 150 variedades de uvas autóctonas, un sistema de calidad reconocido a nivel nacional e internacional a través de diversas denominaciones de origen y una fuerte inversión en proyectos de investigación y desarrollo. Todo ello nos sitúa como un referente de riqueza y sostenibilidad dentro del sector, que además contribuye notablemente a nuestra economía y nuestra cultura.

La viña es un cultivo estratégico para Corteva, y es que la compañía cuenta ya con herramientas que han resultado ser un gran apoyo esencial para el agricultor en el control plagas y enfermedades de esta planta, gracias a soluciones relacionadas con el uso de fungicidas. Por ello, desde la compañía trabajamos día a día para seguir innovando y aportando soluciones que permitan a nuestros agricultores estar a la vanguardia de un sector tan valorado y competitivo como este.

En este sentido, durante los últimos años, la innovación en este segmento se ha visto influida por una gran presión regulatoria y social que ha llevado a la industria a buscar soluciones que, además de cumplir con los máximos estándares de seguridad y eficacia, se adapten a las necesidades de los profesionales del campo para ser competitivos en el mercado y eficientes de cara al consumidor final, que cada día es más exigente en materia alimentaria.

Como consecuencia, encontrar nuevas moléculas o desarrollar productos fitosanitarios que se adapten a este nuevo entorno es cada vez más difícil y costoso y esto origina que algunas compañías tengan que replantearse sus inversiones en innovación para adaptarse a las nuevas demandas del mercado.

Nace una nueva solución fungicida que revolucionará el sector de la vid

Zorvec™ Active® es una nueva solución fungicida que, gracias a su modo de acción revoluciona el sector de los productos fungicidas para viña, asegurando una protección óptima tanto de las hojas como de los racimos. Se trata del primer miembro de una nueva clase química para el control de enfermedades fúngicas en diversos cultivos con un óptimo perfil medioambiental y de seguridad para el usuario.

Esta constituye un modo de acción bioquímico completamente nuevo y no presenta resistencia cruzada con los fungicidas antimildiu existentes. Produce múltiples efectos en el ciclo de vida del hongo y gracias a su comportamiento sistémico, protege las hojas tratadas a medida que estas crecen y se expanden, incluyendo las hojas que tienen menos del 20 % de su tamaño final en el momento de la aplicación.

Pero, si por algo destaca es por ser una de las moléculas que ha superado esos procesos restrictivos (recordemos que solo una de cada 140.000 moléculas que inician el screening sale al mercado después de 10 años de estudios y más de 300 millones de euros de inversión).

Atributos clave de Zorvec™ Active

Zorvec™ Vinabel®, eficacia incomparable en condiciones difíciles

Como novedad, la gama Zorvec™ incorpora el último lanzamiento de la compañía para el cultivo de la vid: Zorvec™ Vinabel®. Una nueva herramienta fungicida que garantiza la máxima eficacia y un control duradero, cubriendo más estadios y aportando una máxima protección durante las fases del cultivo más sensibles al mildiu. Entre sus características, presenta una gran flexibilidad de aplicación incluso bajo condiciones meteorológicas desfavorables y minimiza la necesidad de nuevas aplicaciones tras lluvias imprevistas. Su efecto protector se prolonga durante el crecimiento del cultivo y alcanza a los nuevos brotes, incluso sin que estos hayan sido tratados. Además, puede emplearse en combinación con otros tratamientos fungicidas, permitiendo una gestión eficaz en la prevención de la aparición de resistencias contra este tipo de tratamientos.

La gama Zorvec™ cuenta además con Zorvec™ Vinabria®, un fungicida muy completo que impide el establecimiento del mildiu inhibiendo la esporulación, germinación de esporas y su movilidad afectando también al crecimiento del micelio y por tanto deteniendo la transmisión de la enfermedad.

Ambos productos ya están disponibles dentro del portafolio de Corteva para ayudar a los productores a conseguir un incomparable control de mildiu, una calidad de cosecha excelente y por tanto mayores beneficios, incluso en condiciones difíciles.

Descubre más sobre Zorvec™ Active® aquí.


La cosecha de girasol espera buen precio para la campaña

·      Se prevén siembras igualadas en alto oleico y linoleico

·      En la campaña 19/20 se sembraron 700.000 hectáreas con un rendimiento de 1.200 kilos por hectárea

·      En Andalucía la corta disponibilidad de riegos garantizados hace pensar que la superficie de siembra será mayor que el año pasado

·      El alto oleico fue predominante en 2020, pero el precio obtenido no ha compensado su menor rendimiento

Por Estrella Yáñez

La tensión en los mercados internacionales de girasol, que el año pasado dispusieron de cinco millones de toneladas menos que el anterior, hace esperar para esta campaña un escenario de precios interesantes para los agricultores pues las cotizaciones en cosecha pueden situarse en torno a 450 euros por tonelada de girasol convencional, con alguna ligera prima para alto oleico, eso siempre se mantengan los actuales precios de girasol crudo y harina proteica, según la estimación del responsable de oleaginosas de la consultora internacional, Northstar Brokerage, Pedro Villa. No obstante, la llegada de las principales cosechas mundiales a partir de principios de septiembre aportará una oferta generalizada de semilla y aceite a los mercados internacionales, que puede generar una bajada de los niveles de precios de la semilla de girasol.

COAG Andalucía matiza algo y dice que “la lógica sería que, en un país como España, deficitario en aceite de girasol, el mercado nacional tenga buena respuesta”, aunque precisa que “el precio es imprevisible y desgraciadamente en estos años se importan pipas y aceites de países con menores costes de producción, una cuestión que nos pone en una situación complicada para competir”.

En cuanto a la siembra, Northstar Brokerage prevé una distribución próxima al 50% de superficie con variedades alto oleico y 50% de girasol convencional. Las siembras de girasol durante la pasada campaña 19/20 se situaron en unas 700.000 hectáreas, con un rendimiento medio previsto de 1.200 kilo por hectárea, esto es, una cosecha nacional de 840.000 toneladas.

En Andalucía la superficie de siembra se estima en torno a las 190.000 hectáreas con una superficie de girasol en fincas de secano muy similar al año pasado. Villa advierte que cierto número de hectáreas de algodón y maíz serán finalmente sembradas de girasol pues, aunque no se conocen las dotaciones de riego de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, posiblemente la superficie de girasol en tierras de regadío supere a las de 2020 por la corta disponibilidad de riegos garantizados. 

Previsiones de siembra para el 2021

En una línea similar se pronuncia el técnico de Cultivos Herbáceos de Asaja-Sevilla, Fernando Rodríguez, quien estima de forma preliminar que las siembras de girasol podrían ser similares a las del año pasado. Explica que mientras que, en 2020, el girasol alto oleico fue predominante y supuso el 60% del total, para 2021 se prevé una reducción de este, y que haya siembras similares de alto oleico y de linoleico. Considera que el motivo de este descenso es que el diferencial de precio conseguido por el agricultor para el alto oleico ha sido de tan solo 5 euros por tonelada, restándole atractivo a este tipo de pipa que tiene de manera genérica algo menos de rendimiento y mayor coste.

Las últimas precipitaciones hacen pensar en Asaja-Sevilla en una campaña de siembra aceptable, si bien, en Andalucía el nivel de los embalses está solo al 40% de capacidad, un 8% por debajo del año anterior. Como ya se ha apuntado, dado que el girasol es un cultivo que tiene menos necesidades hídricas que otros alternativos, como el maíz, se podría inclinar la intención de siembra del agricultor hacia esta oleaginosa en zonas regables, una opción que se ve reforzada por la mejora general de los precios de la pipa. En Andalucía, Asaja-Sevilla estima que, por provincias, se espera que el 50% de la superficie se concentre en Sevilla, seguido de Cádiz y Córdoba, que aglutinarían el 90% de todas las siembras de girasol.

Pedro Villa, de Northstar Brokerage, explica que el girasol es un cultivo sencillo que requiere escasas operaciones y tratamientos y que en Andalucía se suele emplear un ligero abonado de fondo de unos 100 kilos por hectárea de urea o abono complejo y recomienda una dosis de siembra entre 75.000 y 80.000 plantas por hectárea. Agrega que, según todos los estudios, son convenientes las siembras tempranas “que aprovechen bien el tempero de los meses de febrero y marzo para una buena germinación e implantación del cultivo”.

Girasol “casi ecológico”

Considera que el girasol andaluz “puede por tanto considerarse casi “ecológico” por el escaso nivel de afectación de enfermedades y tratamientos que requiere”. El responsable de oleaginosas de Northstar Brokerage asegura que la industria espera con ilusión la próxima cosecha de girasol, ya que, por fechas de siembra y recolección, se convierte en una de las primeras cosechas disponibles del hemisferio norte. “Hay –dice- una saludable expectación sobre la llegada del girasol a los almacenes desde finales de julio próximo y durante el mes de agosto, casi 45 días antes de cualquier otra cosecha de girasol europea”.

El girasol, una cosecha a nivel mundial

La cosecha mundial de girasol en la pasada campaña alcanzó unos 50 millones de toneladas, esto es, un 10% inferior a la cosecha anterior con 55 millones. Las razones de esta menor producción, recuerda Northstar Brokerage, fueron unas condiciones muy severas de sequía y altas temperaturas en las principales zonas productoras de girasol, especialmente en los países ribereños del Mar Negro: Bulgaria, Rumanía, Moldavia, Ucrania y Rusia.

El girasol viene arrastrando un desequilibrio entre oferta y demanda internacional que ha originado tensión en la disponibilidad de semilla para molturar y por tanto, ha provocado cierta tensión en los precios de aceite de girasol crudo, por ello los precios de semilla y aceite de girasol se han distanciado en este inicio de 2021 de otras semillas oleaginosas y aceites vegetales.

Ahora, Pedro Villa estima que la llegada de la nueva cosecha traerá mejores condiciones de oferta y disponibilidad de producto y afirma que las cotizaciones de aceite de girasol crudo para los meses de noviembre y diciembre 2021 son similares en Europa a los de aceites de soja y colza para el mismo periodo.

En cuanto a los cierres del canal HORECA, COAG Andalucía, advierte que el consumo, al igual que los mercados, ha estado bastante parado, pero observa que en estos meses ha repuntado en precios debido a la recuperación post pandemia “y todos deseamos que esta nueva tónica se materialice en realidad y se mantenga la tendencia”.


Control del pulgón en colza

Elena Catalina, Category Marketing Manager, división de Semillas-Oleginosas
Elena Catalina, Category Marketing Manager, división de Semillas-Oleaginosas

El cultivo de colza avanza, los campos empiezan a teñirse con sus flores amarillas y, con ello, debemos asegurarnos de que este esté en perfectas condiciones para que la planta exprese su máximo potencial y desarrolle el mayor número de silicuas y granos dentro de ellas.

Es el momento de prestar atención a las diferentes plagas que podemos encontrarnos. Entre los insectos que más se pueden sentir atraídos por su brillante flor, nos encontramos a los meliquetes, los conchudos y los pulgones.

En concreto, las poblaciones de pulgón tienen un crecimiento exponencial y pueden llegar a desarrollar muchas generaciones en un corto periodo de tiempo. En estimaciones emitidas por el servicio agronómico de la Cooperativa ACOR, señalan que un no control del pulgón en la colza puede reducir la producción hasta en un 40%. En este caso, nos centraremos en cómo identificarlos y controlarlos para minimizar su impacto.

Dentro de todos los géneros que engloban a los pulgones, al que vamos a prestar más atención es al Brevicorryne brassicae L. El adulto es globoso, gris verdoso y mide de 1,5 a 2,2 mm de largo. Recubierto de una secreción cerosa y con un aspecto harinoso, lo encontraremos en tallos y yemas florales.

Los principales daños que provocan son abarquillamiento de las hojas, tallos retorcidos, aborto de las flores y asurado del grano. Y, ¿qué podemos hacer para combatir a este enemigo?

Desde el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL) señalan que es conveniente aplicar medidas preventivas como la eliminación de las malas hierbas de la parcela, en especial las crucíferas, enterrar restos de cultivo y rebrotes, rotar los cultivos y sembrar pronto, así como moderar el aporte de nitrógeno.

Expertos en el control del pulgón

Desde el servicio agronómico de nuestra división de semillas Pioneer®, como expertos en plagas en el cultivo de la colza, recomendamos visitar los campos desde que empieza la floración y colocar trampas amarillas para detectar la llegada de alados y así, favorecer los enemigos naturales del pulgón. Está demostrado que la proximidad de alfalfa o trébol, por ejemplo, aumenta la presencia de uno de sus mayores depredadores: la mariquita (Coccinella septempunctata L.). Por otro lado, el uso de bledo, cenizo y cadillo en los bordes de las hojas aumentan también el número de depredadores.

En el caso de que detectemos dos colonias por metro cuadrado es conveniente tratar dicho campo. Una buena solución puede ser tratar los bordes de la parcela y no pisar el cultivo ya que, como un gran número de plagas, éstas avanzarán desde la lindera del campo al interior. No hay que olvidar que, si se observa abundancia de depredadores o de pulgones parasitados, no es necesario tratar.

Llegado el momento, contacta con tu asesor agronómico Pioneer® que te ayudará con la gestión de esta plaga.

Consulta más información aquí