14 objetivos que refuerzan nuestro compromiso con la sostenibilidad para la próxima década

El compromiso de Corteva por el campo y la tierra forma parte de nuestro ADN desde los inicios, y desde hace años trabajamos mano a mano con los agricultores para conseguir el equilibrio entre una producción rentable, la conservación de los recursos naturales y la protección medioambiental, al mismo tiempo que cumplimos con nuestra labor: ayudar a alimentar a una población creciente y garantizar el progreso para las generaciones futuras.

La industria agroalimentaria se encuentra entre las que más impacto tienen sobre el entorno natural, en gran parte porque depende de él para producir, y la sociedad, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, lo que exige a las empresas e instituciones un compromiso firme en términos de sostenibilidad. Nos encontramos en un momento de cambio, en un sector cada vez más concienciado, pero a la vez con grandes retos a los que hacer frente a nivel mundial

Objetivos que reafirman un fuerte compromiso

En este contexto en la compañía trabajamos con orgullo y esfuerzo día a día para impulsar un sistema agroalimentario más responsable, sostenible y enriquecedor para nuestras vidas y para el planeta. Para ello, hemos puesto en marcha un plan global de sostenibilidad y compromisos con el ecosistema alimentario para 2030.

Un plan que nace en un momento clave para nosotros, ya que coincide con el primer aniversario desde el lanzamiento de Corteva como compañía independiente y cotizada a nivel mundial.  Un año en el que nos hemos consolidado como compañía 100% agrícola y hemos apoyado a la sociedad, al consumidor y a nuestros agricultores para que el campo siga progresando.

Este compromiso global incluye 14 objetivos que suponen un avance en materia de sostenibilidad y que agrupamos en cuatro pilares clave: para los agricultores, para la tierra, para la sociedad, y por una producción sostenible.

Para los agricultores, nos comprometemos a suministrar herramientas y formación para que aumenten el rendimiento de sus cultivos, optimicen los insumos y mejoren su capacidad de resistencia frente al cambio climático. Con este Plan global, damos un paso más y formaremos a 25 millones de agricultores de todo el mundo sobre salud del suelo, nutrientes y administración de recursos hídricos, así como las mejores prácticas de productividad, entre otros.

Nuestro compromiso con ellos es latente y, a través de nuestro servicio agronómico, más de 1.000 agricultores en España de maíz, girasol, colza y arroz reciben asesoramiento sobre optimización de sus cultivos y reducción de recursos, gracias al monitoreo de parcelas vía satélite, conteo de cultivos con drones, etc. Además, contamos con programas específicos de formación a profesionales del campo, y tenemos acuerdos con universidades e instituciones enfocados también a las nuevas generaciones de agricultores, con programas centrados en digitalización, sostenibilidad o malherbología, entre otros.

Para la tierra, nos comprometemos a mejorar la salud del suelo en 30 millones de hectáreas, así como a optimizar la administración de recursos hídricos en dos millones y medio de hectáreas de producción de semillas y tierras afectadas por el déficit hídrico.

Desde hace tiempo, en Europa contamos con N-Lock ™ con tecnología Optinyte ™, una herramienta registrada para reducir el nitrógeno en el suelo, lo que contribuye a una agricultura sostenible, mitigando el impacto del cambio climático y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para la sociedad mantenemos nuestra misión de cuidar y proteger a las personas en todo el sistema alimentario y a la comunidad agrícola en general, y seguiremos empoderando a las mujeres y capacitando a los jóvenes.

Corteva tiene un compromiso firme con la sociedad, y en particular con la mujer rural, y en 2019 en España pusimos en marcha TalentA, un programa pionero de capacitación y financiación para mujeres españolas emprendedoras del entorno rural.

Para una producción sostenible, nuestro compromiso a diez años incluye dar un paso más en nuestro proceso de investigación de nuevas soluciones, el establecimiento de una estrategia climática, la utilización de embalajes sostenibles y el aumento de nuestros esfuerzos en materia de sostenibilidad de nuestras instalaciones. Para ello reforzaremos el control y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestras explotaciones y cadena de suministro.

En nuestras instalaciones de Asturias y Sevilla, llevamos años trabajando en reducir las emisiones de efecto invernadero y los desechos a través de un control estricto y la creación de iniciativas relacionadas con la generación de residuos.

Objetivos que ponen de relieve la pasión y el compromiso de nuestro equipo por el bien de las generaciones futuras.

Para más información sobre la estrategia global de sostenibilidad descarga el documento en el botón de abajo.